CÓMO IDENTIFICAR A UN NIÑO CON AUTISMO

Y QUÉ PODEMOS HACER

¡Qué lindo!, ¡es hermoso mi hijo!, apenas nació y ya se nota su personalidad, tan serio como su abuelo. Es que míralo mi amor, no sonríe. Al día siguiente la mamá nota una cosa más. -¡Mira mi amor!, ven, mira que el niño se queda mirando por allá y ya lleva así un rato.

-Papá: ¡Ah mija!, será que se puso a mirar algo que le llamó la atención.
Los padres llevaban a su bebé a los controles postnatales, vacunas y demás, todo estaba bien, la pediatra les había hecho confiar en que todo estaba bajo control: su estatura, su peso, visión, audición y demás. Ya pasaron dos años y medio y el niño es el centro de la familia.

Todo parecía bien, eso pensaban sus padres quienes trabajaban incansablemente por tener a su niño bien vestido, pagar la nana, mantener el carro y demás. ¡Y quien no se iba a ocupar del asunto si no sus abuelos! Ellos, habían notado que su nieto pasaba largas horas agitando sus bracitos y girando ruedas de autos de juguete de la bicicleta que estaba en el patio, y que en muchas ocasiones parecía no escuchar a nadie, se tapaba sus oídos y caminaba de un lugar a otro.

Llegaron las vacaciones y durante los viajes en avión el niño no dejó de taparse los oídos, lo mismo en las calles, cada vez que el infante veía un carro, bicicleta o camión pasar frente a su vista, no dejaba de agitar sus bracitos y emitir un sonido particular, notaban que no decía tantas palabras como su primo de menos edad. ¿Qué había pasado? Su hijito, el que tanto amaban tenía autismo.

El Autismo es un trastorno del desarrollo que se puede diagnosticar a tiempo si los padres de los niños están atentos a sus comportamientos y forma de relacionarse con los demás. Es en la cotidianidad cuando podemos darnos cuenta que un niño puede tener este padecimiento, cada vez es más común en nuestro país con cerca de 1 de cada 110 niños diagnosticados en Colombia.

SÍNTOMAS MÁS COMUNES
• Aislamiento social
• Dificultad para comunicarse
• Dificultad para asimilar el cambio
• Movimientos estereotipados
• Ausencia de contacto visual
• No responde a su nombre
• Alinea excesivamente objetos o juguetes

¿QUÉ HACER?
• Pedir cita con un Neurólogo Pediatra o Psiquiatría
• El niño debe ser evaluado por una Psicóloga experta en Autismo.
• Debe ser tratado por un grupo interdisciplinar de profesionales formados en Autismo: Psicología, terapia ocupacional, fisioterapia, fonoaudiología.
• Leer el Protocolo para autismo (TEA).
• Orientar al niño hacia una terapia conductual.

Lo más importante para tratar a un niño con Autismo es la aceptación y compromiso total por parte de su familia. De esta manera los profesionales de la salud, como los neuropsicólogos podrán actuar a tiempo y poder avanzar en ese camino pedregoso y nada fácil, pero que es más llevadero si se cuenta con el acompañamiento de profesionales expertos en Autismo como: Psicología, terapia ocupacional, fisioterapia, fonoaudiología.

Lina María López es Psicóloga clínica-educativa de la Universidad de San Buenaventura, especialista en Neuropsicología Infantil de la Universidad Javeriana, con experiencia de más de 13 años en conocimientos en terapia de familia, diagnóstico y rehabilitación de niños con dificultades de aprendizaje, detección y prevención de problemáticas futuras relacionadas con el desempeño escolar. http://sonrisadeunbebe.blogspot.com/

Autor: Lina María López
Correo: linamaria022@hotmail.com

Comentarios

comentarios

Leave a Reply