Del amor eterno a “canita al aire”

Del amor eterno a “canita al aire”

canita al aire

 

Las cosas ya no son como antes

 

A pesar del hurto de las palabras de los poetas moribundos y de las canciones que producen esa sensación de nostalgia que humedece el globo ocular; se extingue el amor eterno, el amor universitario que empezaba en la aulas de clase y que terminaba interrumpiendo con sonidos sistemáticos de besos imaginarios enviados a través del aire y que se mezclaban con la cátedra de derecho romano, al portador más oportuno, se extingue como se extinguieron ya las cartas en papel mache y pergamino adornados con ventrículos izquierdos y derechos y que expedían un olor a clavel marchito, se extinguió tal y como se extinguen los versos genuinos, las prosas sin mediación de derechos de autor, así como empiezan los romances bajo la luz y los destellos de las promesas inconclusas así se termina el amor que comienza juntando los pupitres y que une en bochornosas muestras de afecto esos trabajos de investigación que para la promoción del 2005 no encontrabas en su totalidad en Google.

Se extinguieron los besos profundos que no terminaban en la cama, que parecían la absoluta muestra de amor porque lo único que se paraba era el corazón, esos que no mediaban palabra pero que lo decían todo, se extinguieron los compromisos y el fiancé paso a ser una inútil palabra que solo los franceses conocen, la industria de los anillos matrimoniales ha estado en recesión desde que se extinguieron por completo los novios que esperaban el día de su boda para entregar su virginidad, hasta chistes hay de eso porque los jóvenes lo convirtieron en un mito, en la leyenda urbana de aquellos que lo dan por amor.

A pesar de eso no se han extinto las flores del perdón, las tarjetas con un millón de disculpas por que por un momento el amor se olvidó y termino enredado en un par de piernas distantes y desconocidas, y vino después el sentimiento de culpa, la nostalgia y el arrepentimiento y pensaron que una docena de rosas blancas harían olvidar aquel infortunio de explicaciones fortuitas como “no sé qué paso, estaba borrach@” o “solo me deje llevar”, pero a pesar de las miles de ideas que existen para ir arrodillad@s a entregarlas todavía no se extinguen las dichosas tarjetas electrónicas, wippo, wamba y todo su combo de tarjetas gusanito pueden pedir disculpas por ti y sobre todo y más importante aún, es Gratis, los tacaños recurren a las tarjetas Zea, tarjetas bubba entre otras miles de opciones para pedir que “las cosas sean como antes” sin invertir tan siquiera un centavo, pero qué más da, las mujeres conformistas terminan convencidas por la vaca o el hipopótamo que les dice Te Amo.

Pero sobre todo existen los valiente que siguen intentando, que siguen queriendo probar los mitos de nuestros antepasados, por que un simple eslogan como “en vía de extinción”  no frenara a aquellos que quieren experimentar eso por lo que se escribieron tantos libros de amor, se dedicaron tantas frases cursis y hasta se prometieron amor eterno,  dichosos los valientes que también se extinguen como se extinguió la pedida de mano y el adulterio que se convirtió en romance o en “cana al aire”, dichosos porque ellos serán quienes conozcan al primitivo, arcaico, vetusto y antediluviano “amor eterno” .

Comentarios

comentarios