Home Columnistas Ana Maria Gonzalez Arboleda Las mujeres en el deporte: Una nueva era

Las mujeres en el deporte: Una nueva era

658
0
blank

Por: Ana Maria Gonzalez Arboleda

Las mujeres, a través de la historia, han luchado por ser respetadas, por tener más oportunidades y por conseguir una sociedad igualitaria y justa. Los obstáculos, sin embargo, han sido inmensos, pero han sabido enfrentarse y sobreponerse a ellos, logrando grandes e importantes avances en la actualidad, ganando a pulso mayor representación en las diferentes esferas de la vida social pública y privada, siendo el deporte una de las más potentes. Cada día más mujeres están interesadas en participar como espectadoras, competidoras o entrenadoras en una enorme variedad de disciplinas deportivas.

Estos logros son, sin duda, gracias al talento, al ímpetu y la entrega de millones de mujeres que en todo el planeta se han dedicado a la práctica deportiva, incluso sin recibir ningún tipo de apoyo por las entidades deportivas públicas o privadas. Si bien, la lucha por la igualdad y por el acceso justo y equitativo al goce de los derechos de las mujeres continúa, también continúan los logros y los reconocimientos. Es por esto que el objetivo de este relato es hacer una distinción a esos grandes esfuerzos de las mujeres en el deporte, así como una invitación para que muchas más personas se sumen a este movimiento, el movimiento del deporte que enaltece la fuerza, la agilidad y la determinación de mujeres que creen y ven en el deporte una forma vivir y de experimentar todo lo que las hace humanas.

Teniendo presente a Las hermanas Williams y sus múltiples Grand Slam en el tenis, Naomi Osaka e Iga Swiatek unas de las caras más destacadas actualmente en la WTA , los 91.648 espectadores en un partido entre el Barcelona y el Wolfsburgo siendo un record histórico en el futbol femenino, asimismo el nuevo récord de asistencia en la final femenina del futbol colombiano entre el América de Cali y el deportivo Cali de 37.100 espectadores, el crecimiento exponencial que está teniendo la WNBA, liga de baloncesto femenino en Estados Unidos, y muchas otras disciplinas individuales y colectivas que generan emoción teniendo en cuenta todos los sacrificios y luchas que hay detrás.

El avance del deporte femenino es responsabilidad de toda la ciudadanía, para implementar competencias deportivas con la misma importancia tanto para mujeres como para hombres. Es importante darle visibilidad y acostumbrar a la sociedad a que las mujeres también son valiosas en el deporte, practicándolo, dirigiéndolo y comentándolo. Muchas personas dicen que las mujeres no llenan estadios en la misma magnitud que los hombres y esto se escucha siempre, en el futbol, el tenis, el básquet, etc., pero nadie hace la reflexión para pensar en qué se debe hacer para mejorar eso, puesto que las razones, definitivamente, no tienen nada que ver con una disparidad en la calidad ni el desempeño deportivo. Esta es también una invitación para que las personas vayan a los escenarios deportivos y disfruten de la fuerza de las mujeres profesionales que se dedican al deporte.

Esto lleva a preguntarse si en realidad lo que consume la sociedad a la hora de ver o interesarse por un deporte es la actividad deportiva o el género de quienes participan en ella, dado que las mujeres que se involucran de alguna u otra forma en el ámbito deportivo tienen que vivir con el constante intento de desprestigio porque siempre se pone en duda su talento, su capacidad y hasta su forma de análisis. Se tiene que romper ese ciclo donde la realidad socio económica, religiosa y cultural nos dice que las mujeres no cumplen con las condiciones necesarias para practicar, analizar y dirigir algún deporte, entendiendo que no hay inferioridad y por el contrario hay mucho talento y capacidad.