Home Columnas LO QUE CREEMOS SENTIR… LA TUSA 

LO QUE CREEMOS SENTIR… LA TUSA 

124
0

Por: Manuel Alcaraz.

Díganme. ¿Cómo se supera a alguien? ¿Es normal seguir queriendo a esa persona después de varios años? Es la pregunta que esta rondado por nuestra cabeza cuando ese ser especial desaparece de nuestra vida. Los amigos y familiares nos consuelan y apoyan cuando rompemos lazos con ese ser, luego de un tiempo ya no se puedes expresar este sentimiento porque ya empezaron a cansarse de que los busques y pidas ayuda cuando aparece esta sensación, es claro que ellos se conocen mejor que nadie la historia de cómo se conocieron, los años que estuvieron juntos, como fue la propuesta de matrimonio (en mi caso, dije No, pero seguimos) y después de varios sucesos llego el final de la relación.

Nos cansamos de las mismas respuestas “supérelo que la vida sigue” “ese no será su único amor, llegaran mejores personas” y otras cosas que dicen cuando uno termina con alguien.

Se hace el mayor esfuerzo de cambiar las costumbres que deja esta persona en nosotros. se empieza a salir con nuevas amistades, pero en el momento que se logra superar esa etapa le pasa lo que Bad Bunny cita en LA CANCIÓN “hace tiempo que no venías a mi cabeza, pero ya van par de cervezas y me acordé de cómo tú me besas” en ese momento uno sabe lo roto que se encuentra.

Los días pasan y uno siente que lo quiere un poco menos, pero los momentos pesan mucho y entonces nos hacemos la pregunta más conflictiva de nuestra estabilidad emocional ¿A él le pasa lo mismo? Y para respondernos esta pregunta empezamos a sacar nuestros dotes de agente de FBI para Stalkear para así al fin darnos cuenta que es esta felizmente casado.

Lo que descubrimos en ese momento se convierte en el combustible que nos hace buscar a la oveja más descarriada que tenemos como amigo para que nos lleve a alguna discoteca clandestina de la ciudad, seguido a eso comienza una nueva etapa que llamaremos “matar la tusa Vol. 2022” eso sí cantando a todo pulmón BOTELLA TRAS BOTELLA de Christian nodal, lo que sigue es besarnos con media discoteca.

Después de terminar una noche de “sanación” vemos que comienza a aparecer el sol de la mano con los síntomas del guayabo, una epifanía llega a nosotros mientras pedimos perdón en el baño y es aquí cuando nos decimos “eres muy atractivo para ser el deseo de alguien, pero no lo suficiente para ser la pareja”

Con esa epifanía es que recapacitas, empiezas a sanar y apegar cada pedazo roto que dejo esa relación tan maravillosa.

Para terminar, solo quiero decir que mientras escribía esta columna eran las 4:30 de la madrugada y esa parte de mi que me motivo a escribir y pudo sanar al fin.

 Si usted está pasando por lo mismo tranquilo, tranquila que su momento de sanación también llegará.