Es cerca de la medianoche del 4 de enero de 1656, y la cubierta del galeón español Nuestra Señora de Las Maravillas está en silencio.

Solo se escucha el sonido del Caribe y el viento que acaricia las velas de la masiva embarcación que partió de Cartagena de Indias.

Se dirige a España después de haber recogido el botín de plata que se recuperó del naufragio del Jesús María de la Limpia Concepción, hundido en un arrecife de Ecuador.

Pero en pocos segundos, todo cambia.

El buque insignia Nuestra Señora de La Concepción había cometido un error de navegación y esa fatídica noche colisiona contra el Maravillas, enviando al galeón español contra un arrecife.

En menos de 30 minutos, estaría en el fondo del océano.

De una tripulación de 650 personas, solo sobrevivieron 45.

Un nuevo rescate

Ahora, exploradores han encontrado algunas de las maravillas que guardaba el Maravillas y las exponen en el Museo Marítimo de Bahamas.

“El Maravillas es una parte icónica de la historia marítima de las Bahamas”, dijo Carl Allen, el empresario y fundador de Allen Exploration, organización detrás de la expedición.

“El naufragio del galeón tuvo una historia difícil: con bastantes piezas recuperadas por expediciones españolas, inglesas, francesas, holandesas, estadounidenses y bahamianas durante los siglos XVII y XVIII”, aseguró.

Según informó el museo marítimo, una de las piezas más importantes de la exploración de Allen fue un colgante de oro con la cruz de Santiago en el centro.

Un segundo colgante de oro que se encontró entre los escombros es ovalado y de 4,7 centímetros de longitud.

En el centro, la cruz de Santiago sobresale de una gran esmeralda colombiana en forma de óvalo. El marco externo está adornado con 12 esmeraldas más, que representan a los 12 apóstoles.

La Orden de Santiago era el cuerpo militar más prestigioso de España y de Portugal. Sus caballeros eran particularmente activos en el comercio marítimo.

Cuando el navegante portugés Vasco da Gama, el primer europeo en navegar a India, asumió el comando de una armada de 21 naves entre 1502 y 1503, navegó con 8 caballeros de la Orden.

La importancia de Bahamas

La compañía encargada del descubrimiento dijo que espera mantener las piezas en el museo en Bahamas, dado que es parte de la gran riqueza histórica y cultural del lugar.

“Para ser una nación construida del océano, es increíble lo poco que se entiende de los vínculos de las Bahamas con el mar”, dice Michael Pateman, director del Museo Marítimo de las Bahamas.

“Pocos saben que los pueblos indígenas Lucayan, por ejemplo, se instalaron aquí hace 1.300 años. O que toda la población de casi 50.000 personas fue expulsada a la fuerza, obligada a buscar perlas en Venezuela y extinta en menos de tres décadas”, recordó.