El expresidente le debe algunas explicaciones al país


Por: Jonathan David Tangarife Quintero.

Durante la semana pasada, hubo un intercambio de tuits entre el presidente Gustavo Petro y el expresidente Andrés Pastrana por medio de la red social X. Entre lo mucho que se dijeron, Pastrana, en sus palabras, acusó a Petro de camuflar “la fusión del gobierno con el narcotráfico” a través de su política de Paz Total, mientras que este último le recordó al conservador sus presuntos vínculos con la pedofilia, más específicamente con los pederastas Jeffrey Epstein y Ghislaine Maxwell.

También te puede interesar: Controla lo que puedes controlar

Para ponerlos en contexto, les explico brevemente quién fue Epstein y en qué consistía su podrida red de agresión sexual:

Jeffrey Epstein fue un magnate financiero y depredador sexual que murió bajo extrañas circunstancias el 10 de agosto del 2019 mientras se encontraba preso por tráfico de menores. Él y su mayor cómplice, Ghislaine Maxwell (quien actualmente está cumpliendo una condena de 20 años de prisión), lideraron durante años una gran red de tráfico y prostitución infantil, en la que Maxwell convencía por medio del dinero a menores con poco control parental para que accedieran a realizarle masajes a Epstein; masajes que luego terminaban en mucho más que eso. Además, insatisfecho, Jeffrey organizaba grandes orgías en sus islas privadas (Little St. James y Great St. James), según lo que se logra evidenciar en la serie documental de Netflix Jeffrey Epstein: asquerosamente rico.

Jeffrey Epstein y Ghislaine Maxwell. Imagen tomada de CNN en español.

Isla Little St. James. Imagen tomada de Reuters.

Por otra parte, Epstein y Maxwell no eran individuos precisamente alejados de lo público, al contrario: con el pasar del tiempo, empezó a ser cada vez más común observarlos compartiendo espacios con celebridades internacionales, tales como Donald Trump y el Príncipe Andrés.

Andrés, Virginia Giuffre y Ghislaine Maxwell, en 2001. Imagen tomada de The New York Times.

Melania Trump, el príncipe Andrés, Gwendolyn Beck y Jeffrey Epstein en una fiesta en el club Mar-a-Lago, Palm Beach, Florida, 12 de febrero de 2000. Imagen tomada de Davidoff Studios Photography.

Jeffrey Epstein y Donald Trump, 1997. Imagen tomada de Davidoff Studios Photography.

Ahora bien, ustedes se preguntarán: ¿y qué tiene que ver todo esto con Andrés Pastrana? Todo este “rifi-rafe” entre el expresidente y Gustavo Petro sirvió para volver a poner en el centro de atención el hecho de que, a finales del 2019, el nombre de Andrés Pastrana apareció en la lista de aquellos personajes que llegaron a abordar el Lolita Express, denominación que corresponde al avión privado del pedófilo Jeffrey Epstein.

El Lolita Express. Imagen tomada de airport-data.com.

Para ser más exactos, los registros confirman que el exmandatario nacional viajó 2 veces en el jet privado de Jeffrey Epstein, el 20 y el 21 de marzo del 2003, poco después de haber abandonado la Casa de Nariño, según El País.

“El lugar de origen del primer vuelo aparece identificado como TEB, que de acuerdo con la nomenclatura internacional, corresponde al aeropuerto de Teterboro, en Nueva Jersey, y su destino se identifica como PBI, es decir, Palm Beach, ciudad de La Florida en donde Epstein tenía su mansión”, se puede leer en el artículo Estos fueron los viajes de Andrés Pastrana en el polémico avión privado de Jeffrey Epstein, realizado por El País. Asimismo, este medio afirma que el segundo vuelo salió de Palm Beach con destino a Nassau.

En su momento, Pastrana, a través de un comunicado oficial, reconoció que sí había viajado en el Lolita Express, pero que nunca conoció la isla de Epstein. Además, afirmó que su llegada junto al famoso pedófilo a Nassau se trató de un transbordo hacia La Habana, Cuba, donde, según él, ambos habían sido invitados por Fidel Castro. Sin embargo, en el mismo manifiesto de embarque en el que aparece el nombre de Pastrana no aparece ningún registro de viaje hacia La Habana, ni se conoce información acerca de que el vuelo se haya llevado a cabo en otro avión. Asimismo, no existen reportes de prensa que hayan cubierto algún tipo de evento entre Castro y Pastrana durante esos días. Resulta cuanto menos curioso que el expresidente colombiano hubiese salido a “tirarle la papa” a dos personas que no pueden confirmar ni desmentir lo dicho por él porque ya fallecieron, ¿no?

Comunicado oficial de Andrés Pastrana:

Como si fuera poco, aproximadamente 4 años después, en 2007, Pastrana invitó a Ghislaine Maxwell a un evento en Cartagena, según Ana Bejarano en su columna Luz en el Lolita Express.

Hace unos días, en diálogo con Caracol Radio, Pastrana declaró lo siguiente: “(…) En los aviones que me monté del señor Epstein, nunca había menores”. Posteriormente, en Blu Radio, dijo que su relación con este pederasta empezó en una reunión que tuvieron en común con personajes como Bill Clinton, pero que nunca pasó a tener una amistad con Epstein ni llegó a asistir a sus fiestas privadas. Cuéntenos entonces, Pastrana: ¿quién pone a disposición su avión privado a alguien que no considera cercano? ¿Qué contactos sostenía con Epstein? ¿Qué sucedió en el lugar donde se situaba la mansión del pederasta durante el 20 y el 21 de marzo del 2003? ¿Por qué dice haber ido a Cuba junto a Epstein durante esas fechas si no existe registro alguno que lo compruebe? ¿Qué fue lo que realmente hizo durante esos días? ¿Cuál era su relación con Ghislaine Maxwell?

Las declaraciones de Pastrana sobre este tema dejan todo igual: no explica nada de fondo ni brinda prueba alguna que verifique la veracidad de lo que afirma. Por otra parte, hasta la actualidad siguen existiendo incógnitas en torno al supuesto suicidio del pederasta. ¿Se trató acaso de un asesinato? ¿A qué poderosos internacionales les interesaba que Epstein cerrara la boca? ¿Qué famosos formaron parte de la red de prostitución infantil de Jeffrey Epstein y Ghislaine Maxwell? Tal vez todos estos interrogantes se queden sin respuesta por el resto de la eternidad, pero si algo es cierto, es que las respuestas banales de Andrés Pastrana al respecto no lo libran de ninguna acusación en su contra, al menos por ahora.

También te puede interesar: La pandemia de las lesiones