21 Capturas se han realizado gracias al accionar de un grupo de Policías con la capacidad para tripular estos drones que, en el marco del Plan Nacional de Vigilancia Comunitaria por Cuadrantes, han sido necesarios para focalizar y contrarrestar la delincuencia y la violencia en la capital vallecaucana.

Algunas de las tareas de quienes manejan estos artilugios son las de erradicar cultivos ilícitos después de ubicarlos, hallar los focos de delincuencia, investigar el microtráfico y los distintos canales que se usan para ello, desarticular grupos delictivos que funcionan dentro de la ciudad y, asimismo, encontrar y capturar a sus distintas cabecillas.

Los drones están conectados a buses de control, o mejor llamados como ‘Unidades de Comando y control’ que transmiten en tiempo real cada una de las cámaras que cargan estos drones. Así se hace la inteligencia y se acciona rápidamente ante cualquier imprevisto que suceda.