Home Columnas #Poesía – Desolación desobediente

#Poesía – Desolación desobediente

396
0
blank
blank

Tomado de la primera parte de ‘Cu4tro Estaciones’ – Libro “Yo también siento” – Wylde’.~

VERANO ~ A MÍ…

Ahora bien, mi cabeza se agacha.

Me voy… 

No regreso a ese lugar maldito.

.

En el verano lo pensaré.

En el otoño lo querré.

En el invierno lo extrañaré.

Y en la primavera 

Faltarán flores para querer llevarle.

Y es que aquél lugar es frío, pero calienta. 

Es lindo, cuando la 

Noche se acerca. 

Es acogedor, cuando la cama está llena,

Pero espantoso cuando el miedo lo rodea.

.

Y es que todo es allí lo que no es…

Garras sangrientas, son ramas de árboles sin hojas.

Sombras alargadas de personas, son los tallos de árboles cortados.

Luces intermitentes y terroríficas, son las de una tormenta eléctrica.

Aterradores temores, miedos que salen a flote.

.

Y es que no volveré. No hay paz interior.

Doy un paso al costado, y miro al futuro.

Tu corazón es un mal lugar para vivir.

Allí no me quedaré. No sabe tener huéspedes.

No por mucho tiempo. 

.

Te dejo ir, porque sin saberlo, ya sé

Que es la mejor decisión. Que es lo que me pide el corazón.

.

OTOÑO ~ A VOS…

Y estando lejos de mi hogar,

Siento el frío del alma. 

Estando lejos de mi casa,

Mi corazón se congela.

Mis ojos se tibian

Por las cálidas lágrimas que en mi rostro resbalan.

.

Lejos estoy de mi lugar.

Cerca estoy del abismo. 

Cercana está la soledad.

.

Solo… estoy solo aunque acompañado.

Estoy solo, aunque con gente a mi lado.

.

Un sentimiento único, Tristeza hostil. 

Soy como un navegante, en canoa…

Sin un tripulante siquiera de acompañante.

.

Y estando lejos de ti,

No quiero nada. 

No puedo resistir,

Estar solo en un país…

No deseo nada, sólo a ti.

.

Es que tu alegría me hace falta,

Esas noches en que las risas eran como estrellas,

Llenaban nuestro universo eterno de amistad.

Y no puedo creer que tu alma lejos de mí estuviera…

Porque me siento apagado. Como un unicornio sin cuerno.

Como una avispa sin aguijón. Como una cebra sin sus rayas.

Pero pronto estaré a tu lado. 

Y es que sentarme en un parque contigo, justo es como vivir en el olimpo.

No puedo creer que me hagas tanta falta. 

Nunca imaginé sentir este vacío. 

Pero para gracia nuestra pasa rápido el universo.

Ya sólo faltan unas cuantas muertes para verte…