Estados Unidos recuperó el primer artefacto (un globo chino) en el mar. FOTO: AFP

Ya son cuatro los objetos voladores no identificados que ha derribado Estados Unidos. El Departamento de Defensa dice no saber qué son exactamente y una ambigua respuesta de alto mando militar ha dado lugar a especulaciones sobre alienígenas.

Una vaga respuesta en un asunto de altos vuelos puede dar lugar a un importante desconcierto, y eso es lo que ha pasado. Este pasado domingo, la pregunta de una periodista del periódico New York Times a un alto mando militar estadounidense acerca del origen de los últimos objetos voladores no identificados causó revuelo al asegurar que no descartaba que fueran “de origen alienígena o extraterrestre”.

Una declaración que tuvieron que aclarar a lo largo del día, según indican los medios locales, y otros oficiales de de Seguridad Nacional sí descartaron tener indicio alguno de visita extraterrestre en este asunto.

La cuestión es que en torno a todo este fenómeno, si cabe llamarlo así, hay más dudas que certitudes. Por eso, se hace necesario aclarar qué es lo que sabemos realmente.

Estados Unidos ha derribado hasta el momento cuatro objetos no identificados que volaban a gran altitud. Todo ha sido a lo largo de esta semana. El último ha tenido lugar sobre la zona de los Grandes Lagos, al noreste del país, y el motivo ha sido que el objeto volaba a 6.000 metros de altitud, lo que podía suponer un peligro para la aviación.

Los anteriores fuerron derribados el sábado, al oeste de Canadá, por orden del presidente Trudeau, y el viernes, otro fue disparado sobre el espacio áereo de Alaska.

Todo ello supone la repercusión del incidente que se destapó con el globo chino que el Ejército estadounidense derribó obre el Atlántico tras pasearse por todo el cielo de Norteamérica. Washington asegura que era un globo espía chino, pero Pekín sostiene que era un globo meteorológico que se desvió accidentalmente.

¿Cómo eran estos últimos globos?

En realidad, el Departamento de Defensa ha asegurado que aún no ha podido evaluar qué son los objetos ni a qué país pertenecen. El último tenía forma octogonal, varias cuerdas sueltas y no llevaba ningún tipo de cargamento que pudiera distinguirse, recoge la televisión CNN.

Del que volaba sobre Alaska dijo un portavoz de la Casa Blanca que era un globo pero “mucho más pequeño que el globo espía chino”, y que apenas llegaba al “tamaño de un coche”, recoge el New York Times. El de Canadá, por otro lado, era un globo cilíndrico y también más pequeño que el chino.

Tampoco han podido detallar cómo se mantienen en el aire, porque no es seguro que sean globos aerostáticos. La cuestión es que, tras el incidente del globo chino, se ha creado una situación de hipervigilancia, y que eleva la tensión con el país asiático.

¿Alienígenas? “No descartamos nada”

La pregunta de marras que dio lugar a la controversia sobrer los alienígena la pronunció la periodista de The New York Times Helene Cooper en una rueda de prensa que tuvo lugar en el Pentágono. La periodista hizo referencia a un cierto clamor popular al asegurar que, dado que aún “no nos habían podido decir qué son esas cosas a las que estamos disparando desde el cielo”, “todo el mundo se estaba preguntando” si había origen “alienígena o extraterrestre” en estos objetos voladores.

A ello, la respuesta del general Glen D. VanHerck, al mando del Comando Norte de la Fuerza Aérea fue tajante: “Dejaré que la comunidad de inteligencia y contrainteligencia lo averigüen. Yo no he descartado nada en este momento. En este punto seguimos evaluando cada amenaza o potencial y desconocida amenaza que se acerque a América del Norte con la intención de identificarla”.

A pesar de que a lo largo del día aclararon que no había extraterrestres de por medio, la duda estaba sembrada: las búsquedas de “aliens” en Google se dispararon y las de “UFO” (ovni en inglés) se mantuvieron a tope todo el día. ¿Se imaginan que el siguiente ‘globo’ volara en bicicleta?